En marco de lo que será el próximo gobierno presidencial con Andrés Manuel López Obrador a la cabeza, sobre todo, el sector económico se ha reunido con su equipo de trabajo para afinar detalles sobre todo del tema que ha sido materia de debates y discusión en los últimos meses, el TLCAN. La salida de automotrices estadounidenses de algunos países, así que buscar el mejor sitio de autos se volverá una tarea titánica.

El Economista.-  Las siguientes asociaciones redactaron un documento para gestionar el periodo de transición para tener un mapa de navegación para el sector automotriz en el futuro; la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y la Industria Nacional de Autopartes (INA).

En el marco del evento: Diálogo con la industria automotriz 2018-2024, Eduardo Solís Sánchez, presidente Ejecutivo AMIA dio como referencia que en 2017 esta industria contribuyó con el 2.9% del PIB nacional y 18.3% del manufacturero.

El Economista.- Víctor Ávila Villalón, director general de NC Tech, estimó que por cada compañía de cualquier otro sector que implementa la tecnología 4.0, alrededor de 15 firmas automotrices lo demandan.

“Quien es más ágil por un tema de competencia en la implementación de tecnologías 4.0 es el sector automotriz y debe de ser muy ágil, hay muchas compañías, es muy grande la relación”, dijo.

Precisó que la empresa, experta en soluciones para la Industria 4.0, trabaja con compañías Fabricantes de Equipo Original (OEM, por su sigla en inglés) del sector automotriz hasta los tres niveles de proveeduría: Tier 1, 2 y 3.

Explicó que lo que se busca es que también sea accesible para las compañías que sean proveedoras de tercer nivel o talleres pequeños para este tipo de tecnología.

“Las compañías están sobre una preocupación fuerte como sinónimos de transformación digital, Industria 4.0, fábricas del futuro o fábricas inteligentes. Los sinónimos son los mismos y todas están ocupadas en ello”, aseveró.

El Debate.- Los principales grupos de la industria automotriz rechazaron este jueves que la importación de autos y autopartes sea un riesgo a la seguridad nacional de Estados Unidos por lo que no existen bases para que el Presidente Donald Trump le impongan un arancel.

“Desde nuestra perspectiva no hay evidencia que las importaciones automotrices representen una amenaza a la seguridad nacional”, señaló Matt Blunt, presidente del Consejo de Política Automotriz de Estados Unidos, que representa a las armadoras Ford, General Motors (GM) y Fiat Chrysler (FCA).

La audiencia de este jueves, es parte de la investigación que el Departamento de Comercio lleva a cabo desde mayo bajo la Sección 232 de la Ley de Expansión del Comercio de 1962 para determinar si la importación de automóviles y autopartes representan una amenaza a la seguridad nacional.

“Un incremento en aranceles bajo la Sección 232 junto a los actuales aranceles a la importación de acero y aluminio -incluidos de nuestros aliados de América del Norte- significaría una pérdida neta de empleos en Estados Unidos menor inversión de capital, y menos exportaciones del sector automotriz”, afirmó Blunt.